Berlin Mitte: Nikolaiviertel

_MG_0770 como objeto inteligente-1
Fotografía: Raquel Munsuri

Delirios armónicos: Tannhäuser Overture, Richard Wagner. 

Berlín es una ciudad prismática en constante desarrollo, donde el mundo que nos rodea cambia con cada paso que damos. Una urbe joven y dinámica que gira a toda velocidad en constante desarrollo y en la que es fácil perder la noción del tiempo y del espacio. El Mitte es quizá uno de los mejores ejemplos del paradigma Alemán. Un choque de cultura e ideales determinado por dos culturas radicalmente opuestas y condenadas a convivir.

Las calles del Mitte están llenas de tiendas y restaurantes de todo tipo. Gimnasios, oficinas, galerías de arte y miles de turistas que inundan unas avenidas siempre atestadas. Los anarquistas se reúnen junto a la fuente de Neptuno. Los niños saltan sobre camas elásticas a la sombra de la antena de televisión, a pocos metros de la exposición de cuerpos humanos del doctor Gunther von Hagens. Helados de frutas y peluches de ositos tuertos.

 El arte y el pragmatismo Alemán, la vida y la muerte.  En esa vorágine  de  maravillosas contradicciones que resta el aliento y la suela de los zapatos, Nikolaiviertel es sin duda el ojo del huracán.

El tiempo parece detenerse en este minúsculo enclave. Escondido a la sombra del antiguo ayuntamiento soviético, el Rotes Rathaus y muy cerca del Ephraimpalais, es muy fácil perderse este suspiro pasajero si no estamos atentos. (Por si acaso aquí el enlace)

Nikolaiviertel es una de los barrios más longevos de Berlín. Por sus soportales pasaron artistas como Strindberg, Ibsen, Casanova, Hauptmann, Kleist, o Lessing y dejaron el aroma de su recuerdo. Recorriendo sus calles empedradas podemos sentirnos trasportados al siglo XIII. Respirar durante unos minutos y asimilar el presente bajo la imponente presencia de Nikolaikirche, la iglesia más antigua de la ciudad. Su contrucción finalizó aproximadamente en el año 1200 y dio testigo mudo de la historia hasta que las bombas la derribaron en 1944.

Reconstruido tras la segunda guerra mundial, el barrio mantiene casi intactos los detalles y la arquitectura medieval. Alberga algunos museos como el Hanf museum y el Knoblauchhaus, una casa-museo del siglo XVIII con muebles y utilería de la época. Tiendas de artesanía, una librería de ejemplares descatalogados, anticuarios y una sombrerería. Y el mayor tesoro de todos, quizás único en toda la ciudad y que cualquier visitante sabrá apreciar.

¡Una fuente de agua potable!

_MG_0796 como objeto inteligente-1
Fotografía: Raquel Munsuri

Como en cualquier otro barrio de Berlín las cerveceras tienen su lugar destacado en Nikolaiviertel. Jalonan cada acceso tendiendo sus terrazas iluminadas con cientos de diminutas bombillas. Puede que su cerveza sea la misma, pero sentados a la vera del tiempo bajo un enjambre de bombillas la vida sabe distinta.

Alejados del tráfico y las aglomeraciones, a la sombra de los pórticos o sentado bajo estrellas artificiales, es fácil soñar con el romanticismo Alemán y perderse entre los versos del poeta que clama desde otros tiempos.

_MG_0780 como objeto inteligente-1
Fotografía: Raquel Munsuri

¡La encontré!

Johann Wolfgang von Goethe.

Era en un bosque: absorto
pensaba andaba
sin saber ni qué cosa
por él buscaba.

Vi una flor a la sombra,
luciente y bella,
cual dos ojos azules,
cual blanca estrella.

Voya arrancarla, y dulce
diciendo la hallo:
«¿Para verme marchita
rompes mi tallo?»

Cavé en torno y toméla
con cepa y todo,
y en mi casa la puse
del mismo modo.

Allí volví a plantarla
quieta y solita,
y florece y no teme
verse marchita.

 

Ich ging im Walde
So für mich hin,
Und nichts zu suchen,
Das war mein Sinn.

Im Schatten sah ich
Ein Blümchen stehn,
Wie Sterne leuchtend,
Wie Äuglein schön.

Ich wollt es brechen,
Da sagt es fein:
Soll ich zum Welken
Gebrochen sein?

Ich grub’s mit allen
Den Würzlein aus.
Zum Garten trug ich’s
Am hübschen Haus.

Und pflanzt es wieder
Am stillen Ort;
Nun zweigt es immer
Und blüht so fort.

 

 

Anuncios