Reflejos de absenta adquiere alas, dispuesta a viajar hasta los lugares más recónditos. Aprovechando la multitud de eventos, presentaciones, galas, promociones y carreras contra el tiempo que se acumulan en mi agenda, he comenzado a desarrollar la iniciativa Reflejos Viajeros.

Utilizaré los interminables traslados en autobús, tren y avión para difundir el virulento delirio condensado entre las páginas de Reflejos de absenta. Dejaré a mi paso un ejemplar, o varios, de la novela en estaciones y aeropuertos, con una pequeña advertencia en sus primeras páginas recomendando su lectura bajo prescripción psiquiátrica.

20170202_073200Si ves un ejemplar de Reflejos de absenta sobre un banco, (sobre los que te puedes sentar, no de los que te inundan con comisiones), una mesa, tirado en una esquina o semi-escondido bajo algún periódico arrugado, acércate y recógelo.

¡No se trata de una bomba!

Tampoco está perdido, simplemente aguarda pacientemente a que tú lo recojas y lo cobijes durante un tiempo. Pero recuerda que todo lo realmente especial es efímero, y los Reflejos viajeros no han de tener un dueño duradero, a riesgo de marchitarse en alguna estantería polvorienta.

Tras la lectura, si aún se conserva la cordura suficiente, es necesario liberar el ejemplar en algún lugar de paso para que otro viajero incauto caiga en la letal, y satisfactoria, trampa. También puedes dejárselo a un amigo, un familiar, un enemigo o aún mejor ¡recomendar su compra o adquirirlo a perpetuidad en la página web o la librería!

AlexisFalkas.com

De momento los puntos de inicio de esta aventura han sido:

-Aeropuerto de Loiu y estación de autobuses de San Mamés, Bilbao.

-Aeropuerto del Prat, Barcelona.

-Estación central de autobuses en Madrid.

-Aeropuerto de Málaga.

-Estación central de autobuses en Almería.

Es solo el comienzo de lo que espero será una gran infección a nivel nacional. Una infección cultural. Sobre todo si estos mismos ejemplares se mueven con el viento y viajan como un velero bergantín, pero aquí no se admiten piratas.

Me encantaría conocer el proceso de estos libros, su tránsito, los lugares que lo albergaron, las personas que lo recogieron y en definitiva la historia que dará vida a esta iniciativa.

Si por casualidad te topas con uno de los ejemplares de Reflejos Viajeros comparte tus impresiones conmigo utilizando mi email, twitteando con el hashtag #Reflejosdeabsenta o simplemente enviando un mensaje a @AlexisFalkas

Trataré de alargar la iniciativa lo máximo posible, sobre todo si me llegan vuestros encuentros con la novela.

Mantente alerta, puede que Reflejos de absenta esté a punto de cruzarse en tu camino.

¡Buen viaje!

bfe4cc2dbf915236fadc2104da411b06

 

 

Anuncios